Moteles en Santiago Centro

Moteles en Santiago

Un motel es un hospedaje característico de las rutas, alejados de las ciudades y barrios. Están compuestos por pasillos de habitaciones para dos personas. Hay algunos ocultos a priori por grandes árboles y arbustos, para proveer privacidad.

Los moteles en un principio fueron creados para que los viajantes tuvieran un lugar donde descansar una noche y seguir su camino. Por eso la ubicación de estos alojamientos. Actualmente son utilizados para encuentros de parejas que buscan privacidad para su intimidad amorosa.

Todos los moteles en Santiago de Chile están abiertos a toda hora, todos los días del año. Cuentan con turnos de hasta doce horas y servicios opcionales como bebidas y comida gourmet. Prácticamente todos están hechos para pasar la noche, no para quedarse varios días, a diferencia de un hotel.

Por ejemplo, si se busca lujo, el motel Admiral, cuenta con catorce habitaciones de elite equipadas con hidromasajes, atención 24 horas, equipo de música, televisión por cable, conexión inalámbrica a internet, entre otros. No está muy alejado de la ciudad, las reservas se hacen con treinta minutos de anticipación. Además cuenta con servicio de regalos que se pueden pedir antes de llegar, como ramos de flores, aceites, esencias, perfumes, chocolates, entre otros. El servicio de habitación cuenta con una exclusiva carta de tragos, aperitivos y postres.

El motel Atajo ofrece un lugar a veinte minutos del centro, ambientado en conjunto con la naturaleza para otorgar sensación se paz y privacidad. Cuenta con suites, cabañas o apartamentos, dependiendo de la necesidad de cada cliente. Entre otros servicios y comodidades, el motel ofrece: jacuzzi, directv, privacidad absoluta, atención personalizada durante todo el día, música a elección. Es un muy buen lugar para quienes buscan privacidad.

El motel Jardín de Eros cuenta con suites desde las nueve de la mañana con desayuno incluido hasta las once. Una característica especial del lugar, es la ambientación griega que posee, esto puede notarse, por ejemplo, en el menú de comidas y tragos donde se puede degustar arte culinario griego. Con turnos de cuatro o dice horas, las suites incluyen aperitivo de bienvenida, televisión por cable, frigo bar libre, entre otros.

Por mucho tiempo los moteles fueron vistos como lugares pecaminosos, pero hoy en día son alojamientos con servicios similares a los de los hoteles (o más lujosos) donde las parejas pueden darse un gusto. Los moteles en Santiago son perfectos para parejas que buscan rencontrarse o pasar un buen momento de intimidad con absoluta privacidad.